un lugar donde la ciencia se integra a la espiritualidad

                                                                                                       


Area de Difusión sobre Terapias Naturales

Artículos Homeopatía Phosphoricum acidum

Por Dr. Franco Rossomando*

El ácido fosfórico es un compuesto del fósforo que se halla presente combinado con otras sustancias en los tres reinos. En los animales, principalmente en el sistema nervioso y en los mamíferos en sus huesos y en menor medida en el aparato digestivo.


Dinamizado homeopáticamente Phosphoricum Acidum se transforma en un poderoso remedio utilizado en las siguientes situaciones:

1. Estados de postración y depresión anímica debido a situaciones de shock, preocupaciones y penas, como por ejemplo la pérdida de un ser querido, una separación matrimonial repentina, un despido laboral, accidentes, etc.

Si bien Phosphoricum Acidum comparte con Ignatia una serie de síntomas, éstos son mucho más intensos y profundos que en aquellos casos en que está indicado Ignatia.

La persona que requiere de Phosphoricum Acidum, luego de un shock emocional, queda bajo los efectos de una gran postración, como estupefacta, sin reaccionar y con un estado de debilidad general. Da la sensación de estar agotada físicamente, quiere estar acostada y rechazas la compañía, que le hablen o le consuelen.

También podemos observar este estado en aquellas personas que sufren, ya sea por "penas de amor", por nostalgia, por un familiar enfermo, etc. siendo que estas situaciones se prolongan en el tiempo sin que la persona pueda hacer nada por cambiar el curso de los acontecimientos.

Entonces vemos que a medida que pasa el tiempo (no necesariamente mucho), estas personas comienzan a encanecer, a arrugarse, a perder el cabello, a encorvarse, a disminuir su agudeza visual, etc. En una palabra, comienzan a envejecer aceleradamente, pudiendo correr igual suerte, tanto su libido sexual como su entusiasmo por vivir.


2. Situaciones de pérdida de la vitalidad debido a enfermedades severas y cuya convalecencia es dificultosa no permitiendo que la persona se recupere rápida y adecuadamente.

Idéntica situación puede verse en los estados de falta de vitalidad por agotamiento producido "por un gran esfuerzo que ha sido exigido a un órgano o por abuso de su funcionamiento, después de excesos sexuales, onanismo, stress intenso y prolongado, alcoholismo y drogadicción" (Lathoud).

Según Nash, en todos los casos en que sea requerido Phosphoricum Acidum el orden de aparición de los síntomas es siempre el mismo: primero cansancio y agotamiento psíquico y nervioso, luego físico. "De lo mental a lo físico, del cerebro a los músculos".

El cansancio psíquico se pone en evidencia por la pérdida de la memoria y la concentración, la dificultad para encontrar las palabras adecuadas al expresar los sentimientos y también hay dificultad para ordenarlos adecuadamente, como si hubiese un estado de confusión mental.

Uno de los síntomas típicos de este remedio es que la persona no desea hablar ni estar con nadie.

El sueño comienza a alterarse, ya que la persona se encuentra somnolienta de día, con mucha dificultad para despertarse a la mañana y por la noche tarda en dormirse y padece de sueños agitados, con movimientos y sacudidas.

Luego, después de un tiempo, comienzan los síntomas físicos: dolores de cabeza por la mañana, este dolor es triturante y congestivo, tal como ocurre luego de leer mucho o de estar sentado mucho rato frente a la computadora o realizando un trabajo intelectual prolongado como el que ocurre cuando debe prepararse un examen.

La cara se empalidece, los ojos se hunden y aparecen ojeras azuladas u oscuras, mientras que los labios aparecen secos y agrietados.

Los síntomas abdominales son abundantes. El estómago funciona mal, con náuseas, regurgitaciones agrias y flatulencia, con borborigmos ruidosos.

También observamos síntomas característicos en espalda y extremidades con dolores "como si hubiesen sido golpeados". Se trata de dolores provocados por el cansancio y el stress, que mejoran por el movimiento pero se agravan por el frío.

Estos dolores afectan también al cuello provocando contracturas a nivel de la columna cervical. Asimismo quedan afectados los huesos largos donde "hay sensación como si fueran raspados con algo rugoso".

En las articulaciones de las extremidades, los dolores adquieren intensidad siendo desgarrantes y atormentadores. Con el tiempo, las extremidades se van debilitando dando esto lugar a una tendencia a caerse y a dar pasos en falso.

Phosphoricum Acidum también resulta útil en: diabetes, diarreas crónicas, fiebre tifoidea, tuberculosis y en general en toda enfermedad crónica que produzca una merma gradual y progresiva de la energía vital del paciente.



*Homeópata 

** Artículo publicado en la revista "Bienestar Bienvivir", nº 18, abril-mayo 2000


Compartir en Facebook