un lugar donde la ciencia se integra a la espiritualidad

                                                                                                       


Area de Difusión sobre Terapias Naturales

Artículos Homeopatía Remedios homeopaticos durante el embarazo y el parto

Por José Manuel Sastre Reyes

En el siglo XVIII Hahnemann basó todo el fundamento de su doctrina en un método experimental más riguroso que lo llevó a concluir en leyes o principios que son la base de la Homeopatía: "la prescripción del remedio único" y "el principio de la semejanza".

Es así como el remedio homeopático excita la "vis naturae medicatrix", o sea el proceso de curación natural, debido a la reacción vital que provoca. El individuo en estado de salud debe tener su energía vital (soberana, inmaterial), en perfecta armonía funcional. Armonía de la mente, y equilibrio fisiológico de los órganos. La perturbación del ritmo vital es la principal causa de enfermedad.

Los remedios homeopáticos durante el embarazo y el parto son:

  • Eficaces.
  • Seguros.
  • No tóxicos, ni para la madre, ni para el feto.
  • Equilibran física y psíquicamente.
  • Benefician también al feto: son niños más tranquilos, más sanos.
  • Los partos son mucho menos dolorosos, más placenteros.
  • Las contracciones son más regulares y rítmicas.
  • Se evitan en la mayoría de los casos las distocias de cuello por rigidez del mismo, lo que      ocasiona detención en el progreso de la dilatación, y que casi siempre termina en cesárea.
  • Se evita el uso sistemático de la anestesia peridural.
  • En las roturas prematuras de membranas, son útiles para estimular el comienzo del trabajo  de parto, sin necesidad, muchas veces, de recurrir a la inducción con occitocina.


EL REMEDIO HOMEOPÁTICO DURANTE EL TRABAJO DE PARTO
El Dr. John George, ginecólogo y obstetra de Seattle, que utiliza medicinas homeopáticas en su práctica dice: "se ha observado que el remedio homeopático correctamente prescripto y suministrado como preparación antes del parto, acondiciona el cérvix para la expulsión del feto, flexibilizando y suavizando, contrayendo y dilatando el cuello del útero antes del comienzo real del parto.

La segunda constatación es que el ritmo de las contracciones tiende a ser más regular y eficiente a medida que progresa el trabajo de parto. Tercero, el cúmulo de dolores experimentados durante este proceso es bastante menor, y se disminuye así la necesidad de administrar analgésicos y anestesia".

Los homeópatas saben que el embarazo es un excelente momento para recibir cuidados homeopáticos, tanto la madre como el feto.
Además han comprobado que los niños nacidos de madres que han recibido estos remedios parecen ser más sanos que los otros niños. Es sabido que la salud de la madre repercute grandemente en la salud del hijo.

Se han citado numerosas instancias en donde el remedio bien indicado ha ayudado a girar un feto que se encontraba en presentación pelviana a presentación cefálica.
PULSATILLA es el remedio indicado, aunque el mejor es el basado en la singularidad de los síntomas de cada mujer. Esto puede cambiar un embarazo de alto riesgo en uno de riesgo normal.

La seguridad de los medicamentos homeopáticos durante el embarazo, parto y post-parto son inestimables. Según el doctor George: "Estos remedios ayudan a fortalecerla física y psicológicamente a la embarazada".
"Los remedios homeopáticos, que ofrecen un alto porcentaje de beneficios durante el embarazo, y un bajo porcentaje de efectos colaterales, deberán tener un importante incremento en su uso en los nacimientos futuros y en el siglo XXI".

Además continúa diciendo que el remedio constitucional raramente se indica durante el trabajo de parto, dado que el proceso del nacimiento crea un estado de stress que requiere el uso de remedios para los síntomas agudos.

El doctor George agrega: "estos remedios facilitan el proceso del nacimiento para la madre y para el médico. El trabajo de parto se torna mucho más suave.

Se observó que la correcta prescripción homeopática proporciona una preparación adecuada del cuello del útero para el parto, ablandándolo y afinándolo previo al inicio del real trabajo de parto.

La segunda observación es que los patrones de la contractilidad uterina tienden a ser más ordenados y eficientes, progresando normalmente dicho trabajo de parto.

La tercera observación es que los dolores se reducen considerablemente, disminuyendo la necesidad de analgesia y anestesia".

Los homeópatas, al igual que los médicos convencionales, recomiendan no prescribir medicación durante el trabajo de parto si éste es normal. Pero el homeópata, sin embargo, dispone de muchos medicamentos que pueden ayudar al proceso si surge alguna complicación.
Generalmente recomienda usar potencias como 6, 12, 30 o 200.

El respetado homeópata inglés Douglas Borland sugiere administrar CAULOPHYLLUM 12 o 30 diariamente durante las dos o tres últimas semanas del embarazo para fortalecer y preparar a la mujer para el nacimiento.
Otros homeópatas no lo consideran rutinario, ya que cada mujer debe ser tratada individualmente.

Sin embargo, en lo que a mi experiencia personal se refiere, al haber administrado como dice el Dr. Borland el CAULOPHYLLUM, no fueron mejores los resultados en lo que se refiere a una buena dilatación.
Estas pacientes estaban tratadas con su remedio de fondo, llegaron al trabajo de parto tranquilas, pero la dilatación comenzó con algunas dificultades, por lo que fueron tratadas con los remedios homeopáticos agudos.

Los médicos homeópatas tienen a disposición varios medicamentos que pueden facilitar el proceso del trabajo de parto en el caso de que surjan complicaciones o distocias, por lo cual hay que tener en cuenta el hecho de la manifestación de síntomas en un lugar determinado del organismo en un momento muy especial.

Para otorgarle valor real, se consideraron las siguientes circunstancias:

a) La localización del síntoma.

b) La sensación que lo acompaña.

c) Las modalidades del mismo.

d) Si hubo síntomas concomitantes.

Con estos ítems se trató de proporcionar al síntoma particular una jerarquía especial. Se tomaron los casos como urgencias, con los síntomas positivos peculiares que presentaron las pacientes en el momento, así también como algunos síntomas mentales característicos de esa situación.



*De la monografía presentada en el Instituto Argentino de Terapias Naturales al finalizar el curso de Técnico en Homeopatía.


Compartir en Facebook